martes, enero 10, 2006

La iglesia barbada, el mantel y su sombra

Soñé con una iglesia, recuerdo que deseaba llorar por lo bella que era, abombada y con un aire que extrañamente parecía rodearla de líquenes grises, ajados, como cuando no se pueden ver bien ciertas formaciones arbóreas, porque hay cierta distancia y además está oscureciendo al momento de posar nuestra mirada en ellas. La iglesia estaba llena de arcos y me producía sensaciones que no recuerdo haber poseído en otros sueños, como si últimamente me estuviera volviendo más sensible a las cosas que siento en oposición a las cosas que pienso, dentro de los sueños, por supuesto. También soñé con las preocupaciones del día, con mi madre que dormía a mi lado y con algunas de las ideas que me rondan y me atenazan, a veces. Me sorprende no soñar con las muertas, cuando todo lo que hago es bordar y comer y leerme cientos de páginas de muertas, un listado tan absurdo e interminable que suena a hueco, a casilla vacía, cuando es en realidad un goteo incesante de vidas arrancadas, allá, en Sonora. Pareciera que las odian, que las desprecian y las temen, de tanto que las matan a mis pobrecitas hermanas. Bolaño es tan sensible que tengo la sensación, al leerlo, de que se fue muriendo él también, de tanto averiguar los pormenores violentos de aquél absurdo. Y no debo estar lejos de la verdad, ya que murió sin alcanzar a publicar esto que me come las tardes 2666…ya vendrá una reseña más trabajadita cuando lo termine, que no es poca la tarea a la que me enfrento (casi como terminar de bordar un mantel ya comenzado, díriase).

4 comentarios:

flacazul dijo...

y usted, capísima bordando manteles.

Mar dijo...

eso no sé si es broma hermana... avanzaría más rápido )tuve que destejerme que es peor que desdecirse... me sentía una Penélope post moderna que espera a su caballero en su caballo blanco que le toque el timbre...

ibero dijo...

Pues sí, bastante postmoderna: acabo de leer que eso de tejer incluso, en grupo, se está poniendo de moda en los USA y si es así, ya nos llegará a todos (Penélopes y Ulises), aunque en ciertas zonas la costumbre no se ha perdido desde tiempos inmemoriales :-)(Llamativa la chompa en España de Evo)

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/01/11/sociedad/1136999752.html

Muy evocador el post, Mar, como casi siempre.

Mar dijo...

jajaja, tanto lío y es que en verdad los trajes son incómodos