martes, febrero 19, 2008

Aretes para llorar



Están ahi, en hilera, debajo del espejo. Los tienes rosados, verdes, con diseños bonitos y otros no tanto. Están los viejos, los de plata falsa, los de plata apenas verdadera. Casi todos poseen una función exacta, asignada y designada en función de su forma, color y tamaño, casi todos existen para el servicio del diario vestir y el diario acomodarse.

Y también están, ahí, expectantes, los aretes para llorar. Ávidos, te esperan, su turno no es algo que deba tomarse con excesiva calma. Están ahí, a tu servicio, sólo debes estirar la mano y alcanzarlos.

Y llorar, por supuesto, contra todo pronóstico, observando cuidadosa cómo el ámbar de tus lágrimas se refleja de modo exacto, casi verdadero, en el ámbar de sus gotas. Igualándose ellas, hasta que el rostro se refresca y la de aretes exige, con toda suavidad, una taza de té, y mucho azúcar.

8 comentarios:

RONALDO dijo...

Bien! Excelente! Queremos más poesía.
Abrazos.

Ganjartek dijo...

Que bueno leerte de tanto tiempo, que fresca pausa...
Saludos desde La Paz

Mar dijo...

gankartek, animal: tarda pero llega, la cosa no es conmigo directamente :)

Anónimo dijo...

Ultimamente por donde yo ando, se están poniendo de moda los aretes transformers, es decir cambian su forma y color de acuerdo con el estado de animo de la usuaria(o). Son muy deschapantes, pero a la gente le gusta deschaparse.

PD.- Seria bueno hacer lamparitas de minero en miniatura y usarlas de aretes

nata dijo...

Me encantan los aretes que son raros, me encantan mis aretes de dado y los rojos que hice de lunares blancos.

Interesante enfoque dee un accesorio medio rutinario. Besos!

Mar dijo...

:) anónimo, serían geniales tantas cosas

Holaaaa nata caramelo de limón! q gusto saberte por aquí

ERICK dijo...

Que lindo escribes..

Lágrimas colgantes y pendientes ...

Un saludo =)

Mar dijo...

erick! me gusto mucho conocerte... q bueno q pases a saludar