sábado, noviembre 07, 2009

tan de cerquita

La veo pasar de reojo, atisbándola, por la periferia, como la sombra de un gato que al pasar está ya en otra parte, a pesar de haber estado antes, aquí, tan cerquita.

Su paso fugaz resume toda su manera de estar en el mundo: sé que está aquí, disimulo haberla visto, (me comporto exactamente como lo haría ante un duende o un fantasma tímido), me hago ciega-sorda-muda a todos los atisbos de su posible presencia. Sino, se irá. La inspiración. Tan fugazmente como había llegado.

3 comentarios:

Nicolas G. Recoaro dijo...

¡Shhhhh! no levante la perdiz a ver si se le escapa. Disfrute de esas musas. Y leí Unidas (hace rato) y me gustó. Abrazo

Mar dijo...

(si, estoy caminando de puntitas hace rato....) qué bien que te gustó che!! otro abrazo

Juan Manuel Aviles Arias dijo...

Que lindo...