martes, mayo 24, 2005

Color de rosa

Ni el cuerpo es de cristal ni el cerebro transparenta aquello en lo que piensa. Los amantes concentrados en manos y bocas apenas buscan infinito: perderse en el nosotros. El otro llegar al adentro y al afuera corre a cargo de los ojos. Ah, pero mis ojos. Un espacio en la oscuridad, un intento de adivinar mi rostro con la luna, mis ojos son. Agradezco las noches de amor, porque en ellas todos somos amorosos monstruos ciegos. La oscuridad y los cuerpos, mis firmes terrenos. Afuera, en la luz, mi mirada se esconde tras intangibles paredes. Camino las calles del mundo interrumpida en mi contacto con los otros. Y no puedo creer que existen seres que se esconden tras gafas oscuras, o insisten en mirarte a través de paredes color de rosa.

2 comentarios:

Ranstom dijo...

¡ Rápido, unas "lentillas" para esa niña ! :-)
Muy bien expresado Mar, pero , si me lo permites, también te ves muy linda con gafas... y además la verdadera agudeza está en lo que escribes.

Mar dijo...

no sabes que lindo que es ibero, saber que lees todo, qué paciencia la tuya!