viernes, mayo 19, 2006

Mariposas

Me mira, los ojos le brillan como si ya me tuvieran dentro. Y yo me quedo quieta, como cazada, sin atreverme a moverme ni corresponder, de sùbito envuelta en la cristalina pared de esa mirada; como una criatura fragil o alborotada, detenida de pronto.
Mi mundo confinado al cerrado entorno de ese instante, solo me resta observar: quién sabe por cuanto tiempo mi alma sabra mantener su pausa, yo-sobre-grava-sobre-verde, antes de desesperar y agitarme toda, reaccionando ante ésa, la soberana percepcion de quien me embarga.
La temporada ha empezado.

3 comentarios:

Oswaldo dijo...

Buen día, mar,

siempre disfruto de una parte de tu pensamiento, que se expresa en lo que escribes.

Un gran abrazo de parte mía.

Oruro Nogales dijo...

Maravilloso texto y uno piensa en la temporada...

Paúl dijo...

hay algunas creaciones que te tocan un preciso dia de la vida y cuando lo hacen te mueven el piso y te hacen sentir mariposas...hoy al leer, me toco a mi !