viernes, noviembre 24, 2006

vacíos que se resisten a ser llenados

Una mujer desnuda se trepa a un vaso de licor, su sexo diminuto se ve agigantado a través del vidrio. Morena, la cabellera al viento, sus piernas extendidas rodean el vaso, sus brazos presionándolo, lentamente asciende hasta el borde. El vaso es pequeño, ancho de base y amplio de copa, no es sencilla su tarea pero ella persiste, asciende. Misteriosa ¿Porqué asciende por el vaso de licor? ¿Qué busca? Acaso desea ahogarse. Saltar como en una piscina, hundirse, dejarse llevar y ser bebida. Acaso busca diluirse. Como una gota que es llorada por el cielo y va hasta el mar. La mujer ignora mis preguntas y continúa, ya está por llegar, se impulsa y salta, como una rana de piel clara a un pozo oscuro. Es efervescente, y produce espuma en su caída. Se hunde, vuelve a salir, sobrenada, juega con el líquido. No sé si bebérmela ¿Quién soy yo para consumir mujeres de botella? Exacto, no soy nadie. Aún así lo hago, y sus pies son lo último que paladea mi garganta, sobre mi lengua siento sus dedos diminutos, su cabellera, la trago entera, y extiendo el brazo para que otros escancien lo que sea. Otra mujer se materializa por el vaso -a estas alturas ya son líneas sucesivas de mujeres- y al devorarlas apenas siento el leve crujir de sus rodillas. Ay, suicidas, ¿Quién soy yo para negarme a consumirlas? Exacto, no soy nadie, y por eso brindo con vosotras.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

salud entonces!
por las que quieren ser bebidas y por que las que quieren beber.

Briegel Busch dijo...

Me uno al brindis por las que quieren ser bebidas.

Mar dijo...

salud pues!

Mar de Isaac dijo...

La secuencia de muertes a travez de un simple sorbo.
Soy el dios maldito que es nadie dentro mi.
Soy un personaje en espera de otro vaso y de mas suicidas.



Pronto vuelvo...

Anónimo dijo...

En tierra el cielo y labebida se reigna soñar, apelando al contento elemento vital;dosis puritanas de recerlo y constancia -esperanza aguda-.Mas aun,los reflejos i magenes inmoratalizadas por el viddrio delirio rondan lanoche sempiterna, agraviando al sueño el deseo,despierto.

un saludo..

Mar dijo...

saludos Mar de Isaac y Peyote... bienvenidos siempre

Anónimo dijo...

y supo dulce y amargo, pero cierto.

Mar dijo...

dearest... un café me debes