domingo, septiembre 09, 2007

Otra vez septiembre


Es una zona delimitada de la ciudad: una avenida larga que confluye con otros puentes y avenidas en la recoleta. Desde que me he sabido parte de estas calles, las recorro, y sólo cuando los jacarandás gritan en flor y cae la primera lluvia, me doy cuenta.
Estoy aquí, ha pasado un año, el olor a tierra mojada me hace viva. Yo soy siria y ucraniana, soy chaqueña y de las sierras, y quizá en todas mis geografías esté presente la misma sed: la de la primera agua, la gota que rompe e inicia el ciclo de la vida y las cosechas.
La alegría que me recorres es eléctrica, apenas comparable a la franca sonrisa de mi abuelo, que con su oido fino de hombre de campo, se alegraba también por otras tierras: "está lloviendo para el lado del norte, mi hijita, y qué hermosa lluvia es esa!" o "viene agua del sur, ojalá alcance hasta nosotros" Mi abuelo, que solía refugiar pajaritos en sus botas cuando los temporales, me sentaba en su regazo a describirme lluvias, direcciones, vientos y persistencias. Y si algo, tenaz, me sorprende en septiembre, es ese regocijo, su alma en mi alma que susurra, feliz "está lloviendo..."

6 comentarios:

Andrés Gustavo Fernández dijo...

Mariana, está muy muy bueno tu blog. me pareció muy original.
Quiero invitarte a que visites el mío; allí vas a encontrar poesías y links de arte que seguramente van a interesarte mucho.

Un gran abrazo desde Argentina!

Http://pachakamakinartimago.blogspot.com/

Estido dijo...

Y, sin embargo, ¡hay tantos alérgicos a la primavera! Bueno, específicamente al polen, que no es lo mismo pero es igual.

Qué lindo recuerdo de tu abuelo; yo no pude tenerlos. Pero septiembre tiene algo de especial, un nosequé que de por sí conlleva nostalgias y memorias... Ya che, cursi me estoy poniendo, mejor me despido.

Un abrazo.

Mar dijo...

andrés, me encantaron tus fotos
estido, cómo es una primavera paceña? dónde se adivina? cómo huele? la nostalgia a mi así sin nada no me llama mucho, pero hay cierta nostalgia combinada con alegría que me encanta

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Cierto Marianita

Cuando llega la primavera, hay tanto invierno por sacudirse.
Ver el cielo florecer.

Talento de tu Abuelo el entender a la lluvia.
Yo quiero igual, mi lluvia, mi florecer.

Pablo Ruiz dijo...

hola mar te escribo para saludarte, me entere que estabas trabajando en un taller que estes bien yo sigo aqui no he cambiado mucho, bueno te deseo suerte en todo lo que venga para ti..Chao

Mar dijo...

Gracias compañero, qué bonito. Pablo, estoy bien gracias al cielo, tú como vas?