lunes, octubre 17, 2005

el beso azul

Soñé que viajaba por una serie de rieles cruzando el Paraná o un río anchísimo rodeado de Ciudad. Soñé que me deslizaba como un paquete, que subía escaleras amarillas, que exploraba antiguos cuartos-cocinas enormes, patios gigantes. Soñé que deseaba confirmar que era mi elegido, aunque no fuese políticamente correcto. Dentro de mi boca mastiqué pintura y te besé, marcándote. El beso, teñido de azul, fue sobre tus ojos, que me persiguen desde que los vi y que me otorgaron el delicioso terror de saberme observada, yo, mis ojos, mi rostro, entre todos los otros rostros. ¿O eso también lo he soñado?

4 comentarios:

Nfer dijo...

Cuídate linda,
el Paraná no es un río, es mucho más que eso, es el cielo disfrazado como la serpiente emplumada, es todo generosidad y todo asesino, como ha sido siempre...hasta hay quien dice que engendra seres misteriosos, monstruos o duendes, hadas y elfos...y por sobre todo, ¡muchos sueños!

Mar dijo...

linda eres tú, bella nfer... gracias y un beso

Ibero dijo...

Vaya, un príncipe azul ¿o un "tuareg" argentino?
(Afortunados sin duda)
Precioso post, como el Mar.

Mar dijo...

tuareg? jeje